3 Sencillos pasos para aprender a meditar

 

 

Te estás encontrando con recomendaciones tipo: ¡Creo que te iría bien meditar! ¡Inténtalo! Seguramente te sentirás mejor…

 

Ahora ya por fin has dado el primer paso y algún día ya te sentaste en una de estas poses que salen en internet pero ha sido una experiencia muy incómoda? No aguantaste más que dos minutos y pasaste de ello? No te preocupes, eso pasa a todo el mundo. Si estás aquí significa que no te has rendido y quieres aprender a meditar para sentirte bien o al menos tener la experiencia.

 

Antes de comenzar presentándote los 3 sencillos pasos para aprender a meditar, te resumiré:  ¿Que es en realidad la meditación? ¿Para que nos sirve? Y finalmente cómo conseguir hacerlo bien para poder cosechar los beneficios que ofrece.

 

 

¨Las palabras cambian el mundo, pero el silencio nos cambia a nosotros¨

Pablo d´Ors.

 

Para explicarte que es la meditación usaré palabras de mi autor preferido que habla sobre la meditación que es Pablo d´Ors. Lo explica muy bien en su Biografía del silencio. Él se refiere a la meditación a través del silencio, dice que no es más ni menos que estar presente en el momento aquí y ahora. Según su explicación podríamos meditar en cualquier momento del día, por ejemplo lavando los platos centrándonos en cómo lo hacemos y no pensar en nada más que en: cómo la esponja con el jabón limpian el plato y después en el agua que acaba de hacer el trabajo.

 

Pero lo que de verdad vale la pena experimentar es el estar en silencio consigo mismo y observar cual son nuestros pensamientos sin juzgar, solamente observar. La meditación tan sólo es estar presente en el Momento aquí y ahora en silencio.  Es no imponer a la realidad lo que me gusta o lo que no me gusta, es permitirse que esa realidad se exprese, tal cómo es.

Y para qué nos sirve?

 

La meditación nos ayuda con la concentración, ayuda a manejar la mente y nos hace ser más conscientes de lo que nos rodea. Meditar antes de ir a dormir durante unos 15 minutos ayuda con el sueño. Meditar también ayuda a vivir consigo mismo, nos trae mucha información sobre nosotros.

 

Finalmente aquí están los 3 sencillos pasos para que puedas comenzar ya:

1. Siéntate cómodamente en silencio

 

Es muy importante tener la columna vertebral recta pero sin que tenses nada, ponte un cojín cómo un apoyo por si te molesta, para asegurate tenerla en línea y cómoda.

En el caso que sientas mucha incomodidad, tensión en la espalda – relájate primero en una posición estirada, respira y haz que con cada exhalación se vaya lo que está tenso. La exhalación en general ayuda a descargar todo lo que te pesa.

2. Escoge un objeto para comenzar

 

Si es tu primera vez con la práctica te recomiendo que empieces con un objeto que te ayude dirigir tu mente hacia ello. Por ejemplo pon una vela frente tuyo y obsérvala, cuando tu mente se va en por ejemplo lo que tienes que comprar hoy para cenar, vuelve de nuevo a la vela. Si esto sigue siendo difícil para tí, elige una de las muchas meditaciones guiadas que hay en internet y escoge una que más te guste. Cómo comienzo es una muy buena opción.

 

3. Respira tranquilamente y profundamente por la nariz

 

No fuerces la respiración, intenta que sea una respiración natural pero sí préstale atención que la inhalación sea de la misma duración que la exhalación.

 

Cómo dice Pablo d´Ors en su libro Biografía del silencio: ¨Meditar no es difícil, lo difícil es querer meditar.¨ Lo que quiere decir que pasamos mucho tiempo pensando en que: Lo hago o no lo hago? Y al final cuando te sientes en silencio y observas tus pensamientos ves que en realidad no es nada difícil. Tan solo observa que pasa por tu mente y no lo juzgues, acéptalo.

 

Así es cómo te convertirás en tu propio observador y finalmente el mejor y el más importante protagonista de tu vida.